Captura de pantalla 2015-11-25 a las 17.41.52

Inversión inmobiliaria, ¿buen negocio?

Si está pensando en invertir su dinero, tenga presente que existen  numerosas alternativas posibles y que cada una de ellas se adapta mejor a una realidad concreta. En España, dos de las opciones más frecuentadas son los Bonos del Estado y la inversión inmobiliaria. Su razón de ser es que ambas quedan muy a la mano del ciudadano medio y que su puesta en marcha y desarrollo no son excesivamente complejos.

La inversión inmobiliaria en España es más rentable hoy que hace un año. Según el portal inmobiliario Idealista, el local comercial se afianza como la mejor inversión, llegando a ofrecer una rentabilidad bruta media del 7,6%. Córdoba, con un 9,2%, y Granada (8,5%) brindan los mayores retornos de toda España; Las Palmas de Gran Canaria (8,3%), Málaga (8,1%) y Zaragoza (8%) continúan la lista. Madrid ofrece un 7,6% y Barcelona un 7,5%. En el lado opuesto, Castellón presenta los locales con menor atractivo para el inversor (sólo 4,6%), seguido por Salamanca (5,3%) y Cádiz (5,6%).

Para la elaboración de este estudio, idealista ha dividido el precio medio de venta ofertado entre el precio de alquiler que solicitan los propietarios en los diferentes mercados referente a los índices trimestrales de viviendas, locales, garajes y oficinas correspondientes al segundo trimestre de 2015. El resultado obtenido es el porcentaje bruto de rentabilidad que proporciona a un propietario alquilar su vivienda.

El producto inmobiliario con la menor rentabilidad es el garaje (4,6%), el cual ha experimentado una subida de un punto con respecto al año pasado (3,6%). Siendo esta la rentabilidad más baja que podemos encontrar en el sector, prácticamente duplica la que ofrecen los Bonos del Estado a 10 años (2%). Toledo (5,6%) encabeza la lista, seguido por Las Palmas de gran Canaria (5,3%), Santa Cruz de Tenerife (5,3%) y Pamplona (5,1%). Los municipios con los garajes menos rentables son A Coruña, con un 1,6%, Barcelona, con un 2,3%, y Salamanca (2,6%). En Madrid el retorno es del 3,3%.

Las oficinas registran una rentabilidad del 6,3%. Vitoria ofrece el retorno más sugerente, con un 7,5% de rentabilidad bruta. Le siguen Sevilla (6,6%), Santa Cruz de Tenerife (6,5%), Zaragoza (6,3%) y Las Palmas de Gran Canaria (6,1%). En Barcelona la rentabilidad es del 5,8%, mientras que en Madrid baja hasta el 5,6%. Las provincias con las rentabilidades más bajas son Valencia (4,8%), A Coruña (4,9%) y Alicante (4,9%).

En el caso de comprar una vivienda para alquilarla, la rentabilidad bruta es del 3,6%, porcentaje que contrasta con el de hace doce meses (5,3%). Según el Índice de Precios de Consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el precio medio de los alquileres de vivienda en España bajó un 0,4% en agosto con respecto al mismo mes de 2014. Siendo así, la evolución de los precios de los alquileres encadena 29 meses consecutivos en descenso.

Por su parte, la rentabilidad de la vivienda se mantiene estable en las grandes ciudades. La lista de capitales españolas está encabezada por Lleida, con un 7,8%. Le siguen Las Palmas de Gran Canaria (6,4%), Palma de Mallorca (6,3%), Alicante (5,8%) y Huelva (5,6%). Barcelona se sitúa en torno al 5,2%, mientras que Madrid se queda un punto por debajo con un 5,1%. Por el contrario, las provincias de Ourense (3,4%), San Sebastián (3,6%) y A Coruña (3,6%) se mantienen en las últimas posiciones.
Como podemos ver, la inversión inmobiliaria ofrece numerosas alternativas en las que poder desarrollar nuestra inversión. Lo que parece evidente es que, en la mayor parte de los casos, nuestro proyecto obtendrá buenos resultados.

dejar una casa en buenas manos para gestión

Los siete requisitos de los administradores de fincas

Pudiendo contar ya los días para el 20 de diciembre, fecha en el que se celebrarán las elecciones generales, son muchos los sectores sociales que se están movilizando en pos de procurarse una mejora de su situación laboral. El sector inmobiliario no se queda atrás, a lo largo de los últimos meses los distintos agentes del sector han intensificado sus demandas en lo concerniente a las leyes que les afectan, la agilización de los proyectos urbanísticos paralizados y el impulso de algunos nichos con porvenir, como la rehabilitación o el alquiler.

Los administradores de fincas se han centrado en este último punto. Reclaman consensuar alguna fórmula de financiación que anime a los propietarios a rehabilitar sus edificios de viviendas. Además, esperan conseguir una regulación profesional de su actividad, la cual se estima supone un 4% del PIB de nuestro país. Bajo estas premisas, el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAFE) ha elaborado y presentado una serie de propuestas a los diferentes partidos políticos con el fin de asentar las bases de los próximos cuatro años:

  • Creación de un fondo acumulativo destinado a financiar la rehabilitación de inmuebles. Según dice el propio Consejo, esta medida puede llegar a tener coste cero para las Administraciones Públicas, sin generar déficit público.
  • Deducciones fiscales. Su razón de ser: son inmediatas y no tienen asociado ningun coste de gestion. El IVA, tasas e impuestos municipales deberían ser rebajados para las obras de conservación y rehabilitación.
  • Oficina única para la tramitación de las ayudas. De esta manera, se consigue que profesionales y ciudadanos puedan tener acceso a toda la información en un único espacio. Además, proponen que las principales obligaciones sean similares en todo el país y se mantengan de manera continuada en el tiempo, ya que “el elevado número de normas que afectan a los edificios y las diferencias territoriales perjudica su difusión y complican su aplicación”.
  • Reformulación del régimen de arrendamiento. Según explican los administradores de fincas, “es fundamental eliminar la necesidad de registrar los contratos de arrendamiento, porque, contrariamente a lo que se ha pretendido, el registro perjudica la seguridad y el dinamismo del arrendamiento, y menoscaba los intereses del arrendatario por los costes derivados de este registro. También perjudica al arrendador por los inconvenientes que genera, en la práctica, su registro y posterior cancelación a la finalización del contrato”. Para fomentar el alquiler proponen incentivar fiscalmente el arrendamiento.
  • Buscar nuevas formas de acceso a la vivienda, como la compra temporal o parcial o el derecho de uso, entre otros.
  • Regular el uso de la tecnología en las comunidades de propietarios. Con esta medida se conseguiría favorecer la participación de los inquilinos en la toma de acuerdos y mejorar la administración de los inmuebles. Por ello proponen modificar la Ley de Propiedad Horizontal: “Se necesita una nueva Ley de Propiedad Horizontal para los edificios del siglo XXI, ya que los costes y las obligaciones de los propietarios son mucho mayores y se debe disponer de una norma sencilla y rigurosa que facilite la adopción de acuerdos y una gestión ágil y transparente”.
  • Regulación adecuada de la actividad de los administradores de fincas profesionales y el establecimiento de la obligación de disponer de los seguros necesarios que aporten garantías suficientes a los consumidores. Según Salvador Díez, presidente del CGCAFE, “las crecientes obligaciones técnicas, jurídicas, laborales y fiscales que afectan al mundo inmobiliario requieren de una gestión profesional, eficaz, segura y responsable”.

El pasado mes de noviembre, los responsables de vivienda de los principales partidos (PP, PSOE y Ciudadanos) se reunieron en una jornada organizada por la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE) en la que debatieron sobre algunas de estas propuestas. Los tres partidos coincidieron en que el stock de la vivienda es desmesurado y en que, al menos a corto plazo, se presenta necesario facilitar el acceso a un techo, especialmente a los más jóvenes, a través de la rehabilitación del parque inmobiliario existente.

Convinieron imprescindible la necesidad de seguir impulsando el alquiler, aunque también se plantearon nuevas posibilidades de acceso a la vivienda más allá de la compra y el arrendamiento. La apuesta del PSOE pasa por establecer un parque público de vivienda, en el que el casero sea una empresa mixta, que se integre con aquellos con los que ya cuentan las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Ciudadanos planteó la cesión en uso como propuesta principal, pero también abogó por reforzar la vivienda en alquiler social. Por su parte, el PP habló de continuismo en las políticas de alquiler, en las cuales prevé seguir impulsando el alquiler en beneficio de las familias más desfavorecidas.

Imagen de edificios en calle gran vía Madrid

¿Construir o comprar?

Desde que el ser humano desarrolló la idea de hogar, su significante y significado han constituido parte esencial de nuestra vida. Ya sea como niños, o como adultos, siempre hemos venerado nuestra pequeña o gran guarida, nuestro refugio, y en definitiva, nuestro hogar. Es el lugar en el que pensamos cuando queremos sentirnos seguros, el que echamos de menos cuando estamos lejos o en el que somos simplemente nosotros.

Estamos hablando del lugar en el que pasaremos gran parte de nuestra vida futura, en el que conviviremos con nuestra pareja y en el que podríamos formar nuestra familia. Es por ello que llegado el momento de adquirir una vivienda hemos de decidir entre comprar o construir y hemos de hacerlo con sumo cuidado.

En caso de construir, el primer paso consiste en la compra del terreno, cuyo precio varía dependiendo de la provincia. Según el Ministerio de Fomento, el precio medio del suelo urbano a nivel nacional se encuentra en 153,3 euros (mucho menor que el anterior a la crisis; por ejemplo, en el año 2007 se situaba en 285 euros). Una vez comprado el terreno habría que acudir ante un notario para pagar y firmar las escrituras. El coste de la inscripción en el Registro de Propiedad oscila entre el 1% y el 2% del valor de la casa. Es entonces cuando entra en juego la figura del arquitecto, el cual se encargará de dirigir y desarrollar el proyecto básico. El sueldo del arquitecto variará dependiendo del tipo de proyecto y la provincia. Para una casa de 200 metros cuadrados útiles rondará los 5000 euros, sumándose a este el sueldo de los arquitectos técnicos que se encarguen de la ejecución de la obra, el cuál será de aproximadamente un 30% del sueldo del primero. Seguidamente será necesario realizar un estudio geotécnico sobre el terreno, cuyo coste se sitúa en torno a los 1.000 euros. También habremos de solicitar una Licencia de Obras que tendrá un coste medio de un 3% sobre el presupuesto de ejecución material (PEM).

Una vez resueltas estas primeras gestiones es el momento de contratar a una constructora. El coste de la construcción dependerá de los acabados y materiales elegidos, pero aproximadamente supondrá un 20% del PEM. Antes de comenzar la obra, es necesario pedir un Plan de Seguridad y contratar un seguro de responsabilidad civil para los trabajadores de la construcción, que suele tener un precio aproximado del 20% del PEM. Terminada la construcción, hemos de firmar un Certificado Final de Obra y solicitar la Licencia de Primera Ocupación en el Ayuntamiento para tener permiso para habitar la vivienda. Esto tendrá un precio aproximado de 200 euros.

Todo este procedimiento terminará suponiendo un coste medio aproximado de 900 €/m2 construido, aunque su variación será significativa dependiendo de la provincia.

En caso de comprar, no será necesario desarrollar una dilatada lista de operaciones para obtener el coste final. Respecto a los precios de los inmuebles nuevos, según la Tabla de Precios de vivienda libre del Ministerio de Fomento, en el segundo trimestre del año 2015, España se presenta con un precio medio de 1.476,8 euros por cada metro cuadrado. Las viviendas de segunda mano hasta con cinco años de antigüedad cifran en torno a los 1.732,9 €/m2 construidos. En cuanto a las viviendas de segunda mano con más de cinco años de antigüedad, el precio medio del metro cuadrado está en 1.467,5 euros.

La principal diferencia entre comprar y construir nuestra casa es que en este último supuesto nosotros hacemos las veces de promotores. Esto es, eliminamos un intermediario, lo que conlleva una reducción de costes. Por otro lado, podemos encontrarnos con que el promotor tenga entre manos una gran oferta y su precio termine siendo inferior al que sería en caso de construir nosotros. Es por ello que no debemos partir con prejuicios respecto a la diferencia de coste existente entre comprar y construir.

Ahora bien, a la hora de tomar esta decisión no es únicamente la parte económica la que hemos de tomar en consideración. Hay otros factores que influyen y son igualmente importantes. A continuación nombramos algunas de las ventajas de comprar y construir.

Ventajas de comprar:

  • Comprar una casa supone obtenerla en el momento, mientras que construirla podría alargarse entre medio y un año.
  • No tendremos que negociar y mantener comunicación constante con arquitecto y constructor.
  • Nos encontramos con un producto terminado con un precio fijo, mientras que si construimos siempre existe la posibilidad de que los costes aumenten a lo largo de la obra.

Ventajas de construir:

  • Nos evitamos todos los vicios ocultos. Por ejemplo, en lo relativo a la pintura, hay ocasiones en las que se hace uso de ella para ocultar imperfecciones.
  • No será necesario hacer ninguna reforma porque la casa está pensada para mi y mis necesidades. Todo lo que veamos o toquemos tendrá un porqué, un sentido para nosotros.
  • Al formar parte del proceso creativo, conoceré hasta el último detalle. Habré elegido los materiales y las personas que se encargarán de realizar el proyecto.
  • El inmueble siempre será nuevo y a estrenar.

Teniendo en cuenta estas ventajas y, consecuentemente, desventajas, la decisión queda en nuestra mano. Lo más acertado siempre será examinar cuidadosamente las distintas opciones de las que disponemos, teniendo en cuenta que no existen fórmulas mágicas y que lo barato o caro que nos salga dependerá, en gran medida, de nuestra implicación y seriedad en la decisión que tomemos.

Edificio administración de fincas

¿Alquilar o comprar?

Hablamos de una realidad: España se sitúa a la cola de la Unión Europea en lo que a alquiler de viviendas se refiere. Mientras que la media de la Unión se encuentra en torno al 30% del total de unidades familiares, la cifra en España es mucho menor, situándose alrededor del 17%. En Alemania la situación es completamente opuesta; el porcentaje de unidades familiares en régimen de arrendamiento ronda el 57%, siendo únicamente de un 40,5% el que lo hace en concepto de propietario.

Sin lugar a dudas, no estamos ante un fenómeno que guarde connotaciones exclusivamente de carácter cultural, ya que si extendemos la vista hacia nuestros países vecinos, veremos que estos gozan de una serie de leyes que facilitan y promueven el alquiler de viviendas. En Alemania, por ejemplo, la legislación beneficia al inquilino frente al arrendador.

Dicho esto, la tendencia de los últimos años, desde el estallido de la crisis financiera, ha sido favorable para la disyuntiva del alquiler. Los bancos no han prestado más de un 60% en condiciones draconianas, a lo que hay que sumar casi un 10% en gastos adicionales; condiciones que, unidas al cada vez más evidente cambio de mentalidad de la sociedad española, han ahuyentado al posible comprador haciéndole decantarse finalmente por la opción del arrendamiento.

Pero, más allá de los hechos, ¿qué otras premisas adquieren valor a la hora de decantarnos por una u otra alternativa? El portal Idealista plantea las siguientes ventajas e inconvenientes entre alquilar y comprar una vivienda:

Ventajas de alquilar

  • No es necesario un alto desembolso de dinero en un primer momento.
  • Por el mismo presupuesto, las características de la vivienda suelen ser mejores. Localización más céntrica, casa más grande, mejores equipamientos.
  • Alquilar una vivienda no conlleva tantas gestiones como comprarla.
  • Mayor control del gasto mensual. Únicamente hemos de preocuparnos de la cuota de alquiler, liberándonos de gastos imprevistos o derramas a razón de la vivienda.
  • Mayor flexibilidad a la hora de entrar y salir de un piso.

Desventajas de alquilar

  • La vivienda no será tuya.
  • Una vez terminado el tiempo de contrato puedes encontrarte con que el propietario no quiera alquilar más la vivienda.
  • El precio del alquiler suele subir cada año.
  • Obligación de tener relación con el propietario. Será necesario acordar quién paga los suministros, las reparaciones o la penalización si abandonamos el piso antes de que finalice el tiempo pactado.
  • Es necesario el permiso del propietario para realizar reformas.
  • El dinero invertido en las reformas se pierde una vez nos vayamos de él.

Dada la diversidad de posibilidades, pros y contras que existen, parece evidente que la elección entre una u otra opción dependerá de nuestro planteamiento actual de vida. Lo importante es pararnos a reflexionar sobre ello y, una vez hecho, vivir.

Las casas del futuro

Las casas del futuro. Casas Pasivas o Passivhaus

Las Casas Pasivas o Passivhaus nacen en Alemania a principios de los años 90 con el propósito de reinventar el mercado. Su idea base es aprovechar al máximo la luz y la radiación solar. Combinan un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y, desde hace algún tiempo, con unos precios verdaderamente asequibles, que permiten amortizar la diferencia de inversión con respecto a un edificio normal en un plazo de no más de diez años.

Estamos hablando de un concepto energético que puede ser aplicado a cualquier tipo de diseño arquitectónico y sistema constructivo. Utilizan recursos de la arquitectura bioclimática combinada con una gran eficiencia energética. De esta manera, minimizan el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración; con un altísimo aislamiento y una renovación del aire a través de un sistema de ventilación con un recuperador de calor.

Emmepolis Novecento, una de las empresas punteras en este tipo de construcciones, apunta las 10 claves en las que se basa el estándar Passivhaus:

  1.        Diseño bioclimático.

La base de cualquier proyecto eficiente es el estudio de una serie de aspectos esenciales que condicionan inexorablemente la calidad de la vivienda. Hablamos de aspectos tales como el clima, la orientación, el factor de forma, el volumen, la captación de radiación solar en invierno y su protección en verano y las sombras que tendrá el edificio y cómo le afectarán.

  1.         Alto aislamiento térmico.

“Los edificios son responsables del 40% de la energía consumida en este país, de los cuales se estima que el 50% de esa energía se pierde a través de los cerramientos opacos. Es decir, estamos calefactando las calles, las ciudades”, asegura Bruno Gutiérrez Cuevas, socio de Emmepolis Novecento. Las casas pasivas llegan a duplicar o triplicar el aislamiento que se coloca en las casas convencionales.

  1.        Eliminación de puentes térmicos.

A la hora de eliminar posibles salidas y entradas de aire de la casa, es necesario construir una capa de aislamiento continua, sin interrupciones ni debilitamientos que bloqué dicho tránsito. En los edificios convencionales, al no tener dicha capa, la mayor parte de las pérdidas de calor proceden de las fachadas.

  1.         Ventanas de altas prestaciones.

“Las ventanas suponen una discontinuidad en la envolvente del edificio y además son el elemento más débil. Entre el 25% y el 30% del gasto de calefacción se debe a las pérdidas de calor por las ventanas. Por eso, la elección del marco, del vidrio y de los espaciadores, así como una buena puesta en obra, es fundamental para un buen comportamiento energético”

  1.   Recuperador de calor.

Jesús Soto, alter technica de Emmepolis Novecento, explica que “no se trata ya de ventilar como lo hacían nuestros padres de cinco minutos, diez minutos, para que no se nos vaya la calefacción, sino que vamos a estar ventilando veinticuatro horas al día de una forma continuada y solamente en la cantidad precisa para que la calidad del aire sea muy buena”. Gracias a un recuperador de calor, el aire que, por ejemplo, puede entrar en un día de invierno a 0º al cruzarse (no mezclarse) con el que sale a unos 22º, cede la energía interna transformando los 0º en unos 18º.

  1.        Estanqueidad al aire.

Las casas pasivas eliminan cualquier infiltración de aire no deseada. Para ello, sellan todas las uniones entre los diferentes materiales del edificio consiguiendo un 0,6 en renovaciones hora de nuestra vivienda (número de veces que se renueva el aire de nuestra casa en una hora), frente a los 7 que se puede encontrar en una vivienda convencional.

  1.         Confort.

El confort es una de las principales ventajas de una Passivhaus y podemos diferenciarlo en tres puntos distintos: alta calidad térmica (homogeneidad en temperaturas interiores), alta calidad acústica (el silencio como un elemento más) y alta calidad del aire interior (ventilación continua en donde el aire pasa por unos filtros).

  1.      Salud.

El aire filtrado evita la presencia de polvo y polen, reduciendo las reacciones alérgicas. La baja concentración de CO2 y COVs reduce la sensación de cansancio, algunas dolencias como dolores de cabeza, irritación en ojos, nariz, garganta, sequedad del sistema respiratorio y algunas enfermedades.

  1.     Eficiencia, sostenibilidad y rentabilidad.

Las casas pasivas responden a estos tres principios: eficiencia, bajo consumo energético y económico; sostenible, porque el CO2 que deja de emitir una casa pasiva de 350m2 en un año equivale al CO2 que absorben unos 1.000 árboles en un año; y rentable, con un sobrecoste de construcción entre un 5 y 10% mayor, su precio se rentabiliza entre los 5 y los 10 años debido al ahorro energético y de mantenimiento. A partir de entonces todo será en concepto de ahorro.

  1.         Certificación.

Antes de terminar el proyecto es necesario un último paso: certificación de que el inmueble está construido bajo los estándares establecidos por el Passivhaus Institut de Alemania. De esta manera, se da el brochazo final a la obra asegurando un nivel de confort interior y de calidad energética óptimos para el cliente.

Parece que no hay excusas. Las Passivhaus apuntan hacia el futuro, pero, sin lugar a dudas, ya lo hacen en el presente. Apostando por su construcción no solamente apostamos por nuestra salud y confort, también lo hacemos por el bienestar del ecosistema y de todo aquello que nos rodea.

imagen llaves

Internet y las comunidades de vecinos: administradores 2.0

Ha nacido la figura del «administrador 2.0«, y es que desde que las nuevas tecnologías invaden todos los aspectos de la vida diaria, cada vez más, las comunidades de vecinos prefieren utilizar internet para comunicarse y resolver trámites. Lo que ocurre es que los administradores de fincas no siempre están preparados para este cambio. Por ello, explicamos los retos que supone la digitalización de las propiedades horizontales y cómo debe adaptarse un administrador a esta nueva gestión online.

Continue reading

Documentación fiscal

¿Cómo afectará la Reforma Fiscal al régimen de alquiler?

El 2015 ha llegado con una Reforma Fiscal que modificará no sólo el IRPF, sino que afectará al régimen de alquiler, afectando tanto a propietarios como a inquilinos. No obstante, estos cambios no empezarán a notarse hasta 2016 y no tienen carácter retroactivo, sino que sólo se aplicarán a contratos firmados a partir del 1 de enero de este año.

¿Cómo afecta la Reforma Fiscal a los propietarios?

El primer cambio notable es la igualación de la reducción por alquiler: la reducción del 100% de las rentas generadas, que se aplicaba por alquilar la vivienda a inquilinos menores de 30 años, pasará a ser del 60%, como todas las demás (aunque también se valoró el reducir la deducción hasta el 50%, al final no se ha cambiado ese apartado).

Continue reading

reunión de vecinos

La democracia vecinal en una comunidad de vecinos

Las juntas de vecinos son una situación en la que todos nos hemos visto envueltos alguna vez, ya que todos tenemos el típico vecino problemático y quisquilloso que nunca está de acuerdo con lo que se acuerda en la reunión, por ello, una figura fundamental en toda comunidad de vecinos es la del administrador de fincas. Sin embargo, algo tan básico como es administrar una comunidad de vecinos, puede ser provocarnos serios dolores de cabeza, y es cierto que muchas comunidades, debido a su reducido tamaño, son autosuficientes y organizan sus presupuestos sin ningún tipo de ayuda, algo poco democrático, pero en cierto modo efectivo. Administrar una finca es como manejar una casa, pero en versión XXL: pagos, impuestos, subvenciones, desperfectos, derramas, cobros a morosos… en fin, todo un universo sin fin de problemas por solucionar.

Continue reading

fachada de edificio de diseño

Certificación de Eficiencia Energética de los Edificios

El Certificado de Eficiencia Energética es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un inmueble. De este modo, se especifica mediante una escala de siete letras (de la A a la G), el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio.

Según se recoge en el Real Decreto que lo regula, “la obtención de estos certificados, establece la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética que deberá incluir información objetiva sobre la eficiencia energética de un edificio y valores de referencia tales como requisitos mínimos de eficiencia energética con el fin de que los propietarios o arrendatarios del edificio o de una unidad de éste puedan comparar y evaluar su eficiencia energética. De esta forma, valorando y comparando la eficiencia energética de los edificios, se favorecerá la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía y facilitará así la adopción de medidas para reducir las emisiones y mejorar la calificación energética de los edificios.

Continue reading

alquiler

El alquiler seguro de viviendas y su gestión

Desde que empezó la crisis el alquiler de viviendas se plantea como una solución alternativa a la compra, mientras los precios no se estabilicen. Además, la precariedad laboral y económica conllevan un difícil acceso al crédito, por lo que cada vez más, los españoles se decantan por el alquiler como solución a estos impedimentos. Pero, ¿cómo estar seguro de que el alquiler se está realizando de forma correcta? A continuación, se explican los factores básicos en los que deberíamos fijarnos a la hora de alquilar una vivienda.

  1. Búsqueda de la zona ideal

Debe tenerse en cuenta el tipo de vivienda que buscamos para centrarnos en una zona, y a partir de aquí empezar a evaluar el precio medio de los inmuebles de los alrededores. Hemos de tener en cuenta que pueden engañarnos fijando un precio más alto, pero también puede ocurrir que el precio sea muy bajo y la vivienda resulte de una calidad muy inferior a las de la zona en cuestión.

Continue reading