Imagen de edificios en calle gran vía Madrid

¿Construir o comprar?

Desde que el ser humano desarrolló la idea de hogar, su significante y significado han constituido parte esencial de nuestra vida. Ya sea como niños, o como adultos, siempre hemos venerado nuestra pequeña o gran guarida, nuestro refugio, y en definitiva, nuestro hogar. Es el lugar en el que pensamos cuando queremos sentirnos seguros, el que echamos de menos cuando estamos lejos o en el que somos simplemente nosotros.

Estamos hablando del lugar en el que pasaremos gran parte de nuestra vida futura, en el que conviviremos con nuestra pareja y en el que podríamos formar nuestra familia. Es por ello que llegado el momento de adquirir una vivienda hemos de decidir entre comprar o construir y hemos de hacerlo con sumo cuidado.

En caso de construir, el primer paso consiste en la compra del terreno, cuyo precio varía dependiendo de la provincia. Según el Ministerio de Fomento, el precio medio del suelo urbano a nivel nacional se encuentra en 153,3 euros (mucho menor que el anterior a la crisis; por ejemplo, en el año 2007 se situaba en 285 euros). Una vez comprado el terreno habría que acudir ante un notario para pagar y firmar las escrituras. El coste de la inscripción en el Registro de Propiedad oscila entre el 1% y el 2% del valor de la casa. Es entonces cuando entra en juego la figura del arquitecto, el cual se encargará de dirigir y desarrollar el proyecto básico. El sueldo del arquitecto variará dependiendo del tipo de proyecto y la provincia. Para una casa de 200 metros cuadrados útiles rondará los 5000 euros, sumándose a este el sueldo de los arquitectos técnicos que se encarguen de la ejecución de la obra, el cuál será de aproximadamente un 30% del sueldo del primero. Seguidamente será necesario realizar un estudio geotécnico sobre el terreno, cuyo coste se sitúa en torno a los 1.000 euros. También habremos de solicitar una Licencia de Obras que tendrá un coste medio de un 3% sobre el presupuesto de ejecución material (PEM).

Una vez resueltas estas primeras gestiones es el momento de contratar a una constructora. El coste de la construcción dependerá de los acabados y materiales elegidos, pero aproximadamente supondrá un 20% del PEM. Antes de comenzar la obra, es necesario pedir un Plan de Seguridad y contratar un seguro de responsabilidad civil para los trabajadores de la construcción, que suele tener un precio aproximado del 20% del PEM. Terminada la construcción, hemos de firmar un Certificado Final de Obra y solicitar la Licencia de Primera Ocupación en el Ayuntamiento para tener permiso para habitar la vivienda. Esto tendrá un precio aproximado de 200 euros.

Todo este procedimiento terminará suponiendo un coste medio aproximado de 900 €/m2 construido, aunque su variación será significativa dependiendo de la provincia.

En caso de comprar, no será necesario desarrollar una dilatada lista de operaciones para obtener el coste final. Respecto a los precios de los inmuebles nuevos, según la Tabla de Precios de vivienda libre del Ministerio de Fomento, en el segundo trimestre del año 2015, España se presenta con un precio medio de 1.476,8 euros por cada metro cuadrado. Las viviendas de segunda mano hasta con cinco años de antigüedad cifran en torno a los 1.732,9 €/m2 construidos. En cuanto a las viviendas de segunda mano con más de cinco años de antigüedad, el precio medio del metro cuadrado está en 1.467,5 euros.

La principal diferencia entre comprar y construir nuestra casa es que en este último supuesto nosotros hacemos las veces de promotores. Esto es, eliminamos un intermediario, lo que conlleva una reducción de costes. Por otro lado, podemos encontrarnos con que el promotor tenga entre manos una gran oferta y su precio termine siendo inferior al que sería en caso de construir nosotros. Es por ello que no debemos partir con prejuicios respecto a la diferencia de coste existente entre comprar y construir.

Ahora bien, a la hora de tomar esta decisión no es únicamente la parte económica la que hemos de tomar en consideración. Hay otros factores que influyen y son igualmente importantes. A continuación nombramos algunas de las ventajas de comprar y construir.

Ventajas de comprar:

  • Comprar una casa supone obtenerla en el momento, mientras que construirla podría alargarse entre medio y un año.
  • No tendremos que negociar y mantener comunicación constante con arquitecto y constructor.
  • Nos encontramos con un producto terminado con un precio fijo, mientras que si construimos siempre existe la posibilidad de que los costes aumenten a lo largo de la obra.

Ventajas de construir:

  • Nos evitamos todos los vicios ocultos. Por ejemplo, en lo relativo a la pintura, hay ocasiones en las que se hace uso de ella para ocultar imperfecciones.
  • No será necesario hacer ninguna reforma porque la casa está pensada para mi y mis necesidades. Todo lo que veamos o toquemos tendrá un porqué, un sentido para nosotros.
  • Al formar parte del proceso creativo, conoceré hasta el último detalle. Habré elegido los materiales y las personas que se encargarán de realizar el proyecto.
  • El inmueble siempre será nuevo y a estrenar.

Teniendo en cuenta estas ventajas y, consecuentemente, desventajas, la decisión queda en nuestra mano. Lo más acertado siempre será examinar cuidadosamente las distintas opciones de las que disponemos, teniendo en cuenta que no existen fórmulas mágicas y que lo barato o caro que nos salga dependerá, en gran medida, de nuestra implicación y seriedad en la decisión que tomemos.

Posted in Archivo.

3domus