Edificio administración de fincas

¿Alquilar o comprar?

Hablamos de una realidad: España se sitúa a la cola de la Unión Europea en lo que a alquiler de viviendas se refiere. Mientras que la media de la Unión se encuentra en torno al 30% del total de unidades familiares, la cifra en España es mucho menor, situándose alrededor del 17%. En Alemania la situación es completamente opuesta; el porcentaje de unidades familiares en régimen de arrendamiento ronda el 57%, siendo únicamente de un 40,5% el que lo hace en concepto de propietario.

Sin lugar a dudas, no estamos ante un fenómeno que guarde connotaciones exclusivamente de carácter cultural, ya que si extendemos la vista hacia nuestros países vecinos, veremos que estos gozan de una serie de leyes que facilitan y promueven el alquiler de viviendas. En Alemania, por ejemplo, la legislación beneficia al inquilino frente al arrendador.

Dicho esto, la tendencia de los últimos años, desde el estallido de la crisis financiera, ha sido favorable para la disyuntiva del alquiler. Los bancos no han prestado más de un 60% en condiciones draconianas, a lo que hay que sumar casi un 10% en gastos adicionales; condiciones que, unidas al cada vez más evidente cambio de mentalidad de la sociedad española, han ahuyentado al posible comprador haciéndole decantarse finalmente por la opción del arrendamiento.

Pero, más allá de los hechos, ¿qué otras premisas adquieren valor a la hora de decantarnos por una u otra alternativa? El portal Idealista plantea las siguientes ventajas e inconvenientes entre alquilar y comprar una vivienda:

Ventajas de alquilar

  • No es necesario un alto desembolso de dinero en un primer momento.
  • Por el mismo presupuesto, las características de la vivienda suelen ser mejores. Localización más céntrica, casa más grande, mejores equipamientos.
  • Alquilar una vivienda no conlleva tantas gestiones como comprarla.
  • Mayor control del gasto mensual. Únicamente hemos de preocuparnos de la cuota de alquiler, liberándonos de gastos imprevistos o derramas a razón de la vivienda.
  • Mayor flexibilidad a la hora de entrar y salir de un piso.

Desventajas de alquilar

  • La vivienda no será tuya.
  • Una vez terminado el tiempo de contrato puedes encontrarte con que el propietario no quiera alquilar más la vivienda.
  • El precio del alquiler suele subir cada año.
  • Obligación de tener relación con el propietario. Será necesario acordar quién paga los suministros, las reparaciones o la penalización si abandonamos el piso antes de que finalice el tiempo pactado.
  • Es necesario el permiso del propietario para realizar reformas.
  • El dinero invertido en las reformas se pierde una vez nos vayamos de él.

Dada la diversidad de posibilidades, pros y contras que existen, parece evidente que la elección entre una u otra opción dependerá de nuestro planteamiento actual de vida. Lo importante es pararnos a reflexionar sobre ello y, una vez hecho, vivir.

Posted in Archivo.

3domus