Edificio Plaza de España Madrid

Optimizar el patrimonio inmobiliario público

La situación actual de crisis económica ha dejado vacíos no sólo los bolsillos de los particulares, sino que, evidentemente, también ha afectado negativamente a las arcas del Estado. Es por esto que en muchos países de Europa se está empezando a optimizar el patrimonio inmobiliario de las Administraciones Públicas, y España se está sumando también a esta iniciativa. El porqué es sencillo: este tipo de medidas garantizarán una mayor liquidez al Estado, y además de forma inmediata.

Continue reading

edificio blanco gestión de comunidad de vecinos

¿Cómo realizar la Constitución y Extinción de la Propiedad Horizontal?

Muchos de nosotros desconocemos las normas que rigen cuando vivimos dentro de una comunidad, es por tal motivo que se contrata a profesionales que se encarguen básicamente de la gestión de comunidades, en ese sentido te explicamos qué es y cómo realizar la Constitución y Extinción de la Propiedad Horizontal.

Cuando hablamos de Propiedad Horizontal estamos hablando de una modalidad específica regulada dentro del código civil y en la que se define la propiedad de pisos o locales dentro de una comunidad en la que cada individuo puede tener los derechos sobre ésta además de un derecho de co-propiedad en el resto de bienes comunes del inmueble.

Continue reading

Las casas del futuro. Casas Pasivas o Passivhaus

Las Casas Pasivas o Passivhaus nacen en Alemania a principios de los años 90 con el propósito de reinventar el mercado. Su idea base es aprovechar al máximo la luz y la radiación solar. Combinan un elevado confort interior con un consumo de energía muy bajo y, desde hace algún tiempo, con unos precios verdaderamente asequibles, que permiten amortizar la diferencia de inversión con respecto a un edificio normal en un plazo de no más de diez años.

Estamos hablando de un concepto energético que puede ser aplicado a cualquier tipo de diseño arquitectónico y sistema constructivo. Utilizan recursos de la arquitectura bioclimática combinada con una gran eficiencia energética. De esta manera, minimizan el uso de sistemas convencionales de calefacción y refrigeración; con un altísimo aislamiento y una renovación del aire a través de un sistema de ventilación con un recuperador de calor.

Emmepolis Novecento, una de las empresas punteras en este tipo de construcciones, apunta las 10 claves en las que se basa el estándar Passivhaus:

  1.        Diseño bioclimático.

La base de cualquier proyecto eficiente es el estudio de una serie de aspectos esenciales que condicionan inexorablemente la calidad de la vivienda. Hablamos de aspectos tales como el clima, la orientación, el factor de forma, el volumen, la captación de radiación solar en invierno y su protección en verano y las sombras que tendrá el edificio y cómo le afectarán.

  1.         Alto aislamiento térmico.

“Los edificios son responsables del 40% de la energía consumida en este país, de los cuales se estima que el 50% de esa energía se pierde a través de los cerramientos opacos. Es decir, estamos calefactando las calles, las ciudades”, asegura Bruno Gutiérrez Cuevas, socio de Emmepolis Novecento. Las casas pasivas llegan a duplicar o triplicar el aislamiento que se coloca en las casas convencionales.

  1.        Eliminación de puentes térmicos.

A la hora de eliminar posibles salidas y entradas de aire de la casa, es necesario construir una capa de aislamiento continua, sin interrupciones ni debilitamientos que bloqué dicho tránsito. En los edificios convencionales, al no tener dicha capa, la mayor parte de las pérdidas de calor proceden de las fachadas.

  1.         Ventanas de altas prestaciones.

“Las ventanas suponen una discontinuidad en la envolvente del edificio y además son el elemento más débil. Entre el 25% y el 30% del gasto de calefacción se debe a las pérdidas de calor por las ventanas. Por eso, la elección del marco, del vidrio y de los espaciadores, así como una buena puesta en obra, es fundamental para un buen comportamiento energético”

  1.   Recuperador de calor.

Jesús Soto, alter technica de Emmepolis Novecento, explica que “no se trata ya de ventilar como lo hacían nuestros padres de cinco minutos, diez minutos, para que no se nos vaya la calefacción, sino que vamos a estar ventilando veinticuatro horas al día de una forma continuada y solamente en la cantidad precisa para que la calidad del aire sea muy buena”. Gracias a un recuperador de calor, el aire que, por ejemplo, puede entrar en un día de invierno a 0º al cruzarse (no mezclarse) con el que sale a unos 22º, cede la energía interna transformando los 0º en unos 18º.

  1.        Estanqueidad al aire.

Las casas pasivas eliminan cualquier infiltración de aire no deseada. Para ello, sellan todas las uniones entre los diferentes materiales del edificio consiguiendo un 0,6 en renovaciones hora de nuestra vivienda (número de veces que se renueva el aire de nuestra casa en una hora), frente a los 7 que se puede encontrar en una vivienda convencional.

  1.         Confort.

El confort es una de las principales ventajas de una Passivhaus y podemos diferenciarlo en tres puntos distintos: alta calidad térmica (homogeneidad en temperaturas interiores), alta calidad acústica (el silencio como un elemento más) y alta calidad del aire interior (ventilación continua en donde el aire pasa por unos filtros).

  1.      Salud.

El aire filtrado evita la presencia de polvo y polen, reduciendo las reacciones alérgicas. La baja concentración de CO2 y COVs reduce la sensación de cansancio, algunas dolencias como dolores de cabeza, irritación en ojos, nariz, garganta, sequedad del sistema respiratorio y algunas enfermedades.

  1.     Eficiencia, sostenibilidad y rentabilidad.

Las casas pasivas responden a estos tres principios: eficiencia, bajo consumo energético y económico; sostenible, porque el CO2 que deja de emitir una casa pasiva de 350m2 en un año equivale al CO2 que absorben unos 1.000 árboles en un año; y rentable, con un sobrecoste de construcción entre un 5 y 10% mayor, su precio se rentabiliza entre los 5 y los 10 años debido al ahorro energético y de mantenimiento. A partir de entonces todo será en concepto de ahorro.

  1.         Certificación.

Antes de terminar el proyecto es necesario un último paso: certificación de que el inmueble está construido bajo los estándares establecidos por el Passivhaus Institut de Alemania. De esta manera, se da el brochazo final a la obra asegurando un nivel de confort interior y de calidad energética óptimos para el cliente.

Parece que no hay excusas. Las Passivhaus apuntan hacia el futuro, pero, sin lugar a dudas, ya lo hacen en el presente. Apostando por su construcción no solamente apostamos por nuestra salud y confort, también lo hacemos por el bienestar del ecosistema y de todo aquello que nos rodea.